Diablo Guardián

Diablo Guardián

by Xavier Velasco

"Me siento oscura y luminosa, provinciana y newyorka, violada y violadora; traigo ganas de usarlo para estrellarme contra una pared.Violetta tiene quince años cuando cruza la frontera con más de cien mil dólares robados a sus padres, asimismo excelentes amigos de lo ajeno.

Para mantener semejante tren de vida, acelerado todavía más por el polvo blanco que introduce por su nariz en cantidades generosas, se enseña a enganchar hombres en lobbies de hoteles lujosos.

Pero lo que Violetta sí sabe es que es tiempo de arrojar los dados y cerrar los ojos, casi con ganas de que a todo se lo lleve el diablo; y que, generalmente, eso lo haces sólo cuando de plano crees que ya te va a llevar.

  • Language: Spanish
  • Category: Fiction
  • Rating: 4.13
  • Pages: 500
  • Publish Date: April 28th 2003 by Alfaguara Ediciones
  • Isbn10: 9505118333
  • Isbn13: 9789505118335

What People Think about "Diablo Guardián"

Como diría Salman Rushdie: es una novela que me llena de envidia, la envidia es un buen test para saber que estamos ante un gran escritor.

Su vida no tiene una buena historia, parece que sólo existe para contar la historia de Violetta por lo que su juventud es una de las partes que más sobra del libro y es obvio que Velasco estaba consciente de esto, ya que los capítulos de Violetta eran bastante extensos mientras que los de Pig eran de 5 páginas.

Si eso es verdad, aquél fue el día más feliz de mi vida. Ser junkie de tus celos, alimentarme de ellos hasta cuando no estoy, eso sí es ser puta.

Incluso en mi edición nueva de Océano se le sigue describiendo en estos términos, y se lista una chocante serie de influencias de lo más insufribles por ser lugares comunes: descendiente exaltado del boom latinoamericano y del punk británico. Pero hace poco escuche hablar al autor por primera vez en un podcast y entonces comenzó el conflicto: cuando abre la boca Velasco me parece un cuate aterrizado y buena onda, que habla chistoso y que resulta un poco awkward: así como no se le podría querer. Probablemente reflejado a propósito (donde hay que darle el honor que merece a Velasco con la manera en que retrata el odio que siente la protagonista al final hacia sí misma, con todas sus inseguridades de haber nacido en una familia de clase media tirando mucho mas a nacona), pero aun así esta inconsistencia al no ser aderezada con la juguetona picardía de la creación de Capote, con la confusa sensualidad de la creación de Isherwood o con la obscenidad de la creación de Cleland; resulta debiéndole al lector. Los característicos bandazos de Violetta entre fingirse de clase alta y que le salga el nopal en la frente son un buen tema, pero me pareció que este es muy chato porque se pierde en los torrentes de la prosa de Velasco. Hablando de la prosa: esta es altamente competente y sale a borbotones hasta que llegamos a los capítulos de Pig, narrados en tercera persona. Que la mayoría de lo que conocemos de este personaje se exprese de esta forma hace sufrir dos cosas: al desarrollo del personaje mismo (cayendo como una versión aún mas desubicada y con motivaciones aún más injustificables que las de Violetta) y a la interacción de los dos personajes principales. Me parece curioso como de los pocos retratos que hay en Mexico de como es y cómo vive la clase media, todos sean negativos (como en Las Batallas en el Desierto) y casi todos hayan sido escritos por gente que podríamos llamar especialmente privilegiada económica o socialmente (como Velasco y Pacheco). Yo en serio venia queriendo que pudiéramos llamar a Diablo Guardian la gran novela mexicana porque siempre he querido hacer una categoría donde hubiera según yo algo que retratara un país menos rural que Los de Abajo, Pedro Paramo, Al Filo del Agua, Los Relámpagos de Agosto, Los Recuerdos del Porvenir o Balun Canan.

Es una lectura difícil, no por que sea un libro de 500 hojas, o por los capítulos donde Velasco usa un chingo de palabras esdrujulas y metáforas y pendejadas confusas, sino por que la protagonista es la hija de la chingada mas hipócrita que te pudieras imaginar, pero no puedes evitar quererla, y reírte con ella y de ella y esperar que al final todo le salga bien, de una u otra manera.

Diablo Guardián se siente como un arbolito que Velasco dejó a medio cuidar, olvidado en el jardín.

Violetta parece tener voz propia, una forma de narrar caprichosa, que siempre depende del momento de su vida que esté contando. Violetta tiene quince años y no es nada ingenua cuando logra cruzar la frontera hacia el norte, deseosa de hacerse pasar por gringa rica. Con una narración caprichosa a ratos, la historia de Pig se va entrelazando con la de Violetta.

Ejerce desde entonces la literatura como un vicio secreto, al que años después da curso a través de experimentar con la crónica y la forma de vida del rock. Velasco permanece como escritor subterráneo hasta el año 2003, cuando es "descubierto" a la fama internacional a través del prestigioso Premio Internacional Alfaguara de Novela, obtenido antes por escritores como Manuel Vicent y Tomás Eloy Martínez, y que le es entregado en Madrid, España, en marzo de 2003, con una dotación de 175,000.00 dólares.